Aguas grises, invernaderos aumentan la producción de alimentos en Túnez

Jonah Engle


En el norte de África y el Medio Oriente, la rápida expansión urbana está poniendo en tensión las fuentes locales de agua y la roducción de alimentos. La investigación muestra cómo las ciudades y la agricultura pueden crecer juntos.

Objetivo de la investigación

Analizar de qué manera el cambio climático y la expansión urbana en zonas periféricas de Túnez amenazan a los pequeños agricultores.

El desafío

En la ciudad de Soukra, Túnez, cientos de familias pobres se alimentan y ganan la vida modestamente de la agricultura. En los últimos años, sin embargo, una serie de factores han amenazado su sustento.

A medida que el país se ha urbanizado rápidamente, la ciudad capital, Túnez, se amplia, invadiendo fincas e impulsando la especulación del suelo. Los nuevos usos de la tierra, incompatibles con el cultivo de alimentos, emergen al lado de los campos agrícolas. Desde la década de 1990, la cantidad de tierra cultivable en Soukra (a tan sólo seis kilómetros de Túnez) ha disminuido en casi un 30%. “Es un problema que estamos viendo en torno a la mayoría de las ciudades del norte de África y el Medio Oriente”, dijo Moez Bouraoui, de la ONG tunecina Club UNESCO/ALECSO y presidente de la Asociación de Agricultura Urbana de Medio Oriente y África del Norte.

Los agricultores en Soukra enfrentan importantes tensiones con el agua también. El cambio climático ha alterado los patrones de lluvia provocando sequías e inundaciones. En tiempos de escasez de agua, los agricultores recurren cada vez más a los pozos. Esto ha afectado la napa freática al punto que la gran laguna de agua salada que bordea la ciudad ha comenzado a filtrarse en las aguas subterráneas. Como resultado, la tierra está anegada en algunos lugares y en otros se está volviendo demasiado salada para producir cultivos sanos.

Los agricultores son más vulnerables porque la agricultura urbana no ha sido protegida en la planificación local del uso del suelo y sus intereses no se encuentran representados en el gobierno municipal.

Con financiamiento del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC, Canadá), el Club UNESCO/ALECSO se puso a buscar soluciones integrales dirigidas a mitigar las amenazas ambientales que enfrentan los agricultores, a la vez que les
proporcionen herramientas para salir de la pobreza.

Akiça
Bahri
El cultivo en
suspensión aumenta enormemente el rendimiento y aumenta la salud del suelo.

La investigación

Con la ayuda de las instituciones locales, los investigadores realizaron un estudio exhaustivo de un año sobre las condiciones ambientales, sociales y políticos de Soukra. Esto llevó al desarrollo de un plan en dos etapas. En primer lugar, serían instaladas las nuevas fuentes ambientalmente sostenibles de agua para riego dirigidas a aumentar la producción agrícola.

En la etapa siguiente, un mayor rendimiento de las cosechas ayudaría a crear pequeñas empresas para los campesinos que habían estado dedicados por largo tiempo a los cultivos de subsistencia.

Los técnicos construyeron invernaderos, que ayudan a conservar el agua, proteger los cultivos y permiten una agricultura más intensiva. A continuación, instalaron cuencas en los techos adyacentes a la tierra de los agricultores para almacenar agua de lluvia y distribuirla a los cultivos.

Las aguas grises – el agua utilizada para el baño y la limpieza del hogar – también fueron capturadas, filtradas y utilizadas para el riego.

Siguiendo la estricta regulación del uso de las aguas residuales de Túnez, se la utilizó para cultivar flores, un cultivo comercial rentable. En los suelos anegados, los agricultores llevaron tierra adicional y plantaron árboles de oliva, que pueden sobrevivir en estas condiciones. Las aguas grises riegan las raíces de estos árboles.

En total, los agricultores se encuentran cultivando diez tipos de frutas y verduras. Los invernaderos han extendido el período de crecimiento y aumentado los ingresos en la medida que los agricultores pueden obtener precios mucho más altos por los productos, como el tomate por ejemplo, cuando están fuera de temporada.

Un invernadero produce seis toneladas de tomates por valor de unos CA $ 4.600. La proximidad de los agricultores a los mercados les permite evitar intermediarios y vender directamente a los  consumidores, aumentando sus ganancias. Los campesinos, que antes estuvieron entre los más pobres de Soukra, están disfrutando de una vida mejor. Una madre pagó la boda de su hija, otros han ampliado sus hogares. “Uno de los signos más tangibles de éxito”, dice el coordinador del proyecto Moez Bouraoui, “es que algunos agricultores están reinvirtiendo sus ganancias en la construcción de más invernaderos”.

Akiça Bahri
La utilización del agua de lluvia y el micro riego maximiza un recurso escaso en un clima árido.

Impacto esperado

En la mejor tradición de la investigación aplicada, los agricultores y los investigadores han refinado continuamente la producción. Los invernaderos por lo general tienen que ser movidos cada cinco años para evitar el agotamiento del suelo. Dado que las limitaciones de espacio hacen imposible esto en Soukra, los agricultores han estado experimentando con cultivos lucrativos en contenedores encima del suelo, permitiendo que el terreno quede en barbecho. Estos cultivos incluyen fresas y lechugas. También incluyen los caracoles, que proporcionan fertilizante.

Los investigadores han sido pioneros en una nueva forma de atrapar el agua de lluvia de los techos redondeados de los invernaderos. Canaletas, integradas en la estructura de apoyo de los invernaderos, canalizan la lluvia hacia tanques de almacenamiento y hacen que los invernaderos sean autosuficientes en agua en un 60%.

El equipo de investigación ha trabajado estrechamente con el gobierno de la ciudad para ayudar a reconocer el valor ecológico y económico de la agricultura urbana y alentarlo a que incluyan la agricultura a pequeña escala en la planificación del uso de la tierra. El año pasado, los agricultores formaron una cooperativa, lo que les da una voz más fuerte en la toma de decisiones. La cooperativa se hace cargo de la gestión de la investigación, que les asegurará su sostenibilidad a largo plazo.

Este modelo de agricultura urbana y las numerosas innovaciones técnicas producidas por la investigación se está difundiendo ahora a través de Túnez y la región por los medios de comunicación, así como por medio de artículos académicos, talleres y conferencias. Las soluciones pioneras en Soukra son excelentes ejemplos para los países de la región que deben hacer frente a la escasez de agua y el cambio climático.

This document is also available at: http://bit.ly/n3P2E5

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s